Bebes entre algodones. Pamplona